El huevo o la Gallina


Gallina “echa abajo” siglos de dilema sobre el huevo

El dilema del huevo y la gallina abrió un nuevo capítulo en Sri Lanka, después de que una clueca de este estado insular dio a luz a un polluelo que se formó en el interior de su cuerpo, informaron hoy medios locales.

Según el rotativo “Daily Mirror“, este extraño acontecimiento ocurrió en el corral de un pequeño granjero de la localidad de Nedungamuwa, en el centro del país surasiático.

“El huevo se había formado gradualmente en el sistema reproductivo y no salió del cuerpo de la manera usual. Se quedó en el interior y, finalmente, la gallina parió al polluelo”, explicó el veterinario jefe de la zona P.R. Yapa.

“Aparentemente el huevo se incubó dentro del cuerpo de la gallina durante 21 días y luego se rompió”, agregó la fuente.

La gallina en cuestión murió al poco del “parto” pero el pollito sigue con vida y su peculiar nacimiento puede llevar ahora a algunos a replantearse un cambio de debate después de siglos discutiendo qué fue primero: si el huevo o la gallina.

Las gallinas ponen huevos, de los que cuales, si es que han sido fertilizados por un gallo, salen los polluelos tras un periodo de incubación en el exterior de unos 21 días.

 

Image

Fuente 

Mitos sobre introvertidos


Image

 

Mito #1: A los introvertidos no les gusta hablar.
Es mentira. Los introvertidos simplemente no hablan a menos que tengan algo que decir. Odian las charlas cortas. Si conversas con un introvertido de algo que le interese no lo podrás callar en días.

Mito #2: Los introvertidos son tímidos.
Error!! La timidez no tiene nada que ver con ser introvertido. Los introvertidos no necesariamente temen al
contacto humano. Pero si necesitan una razón para interactuar. No interactúan solo por interactuar. Si deseas hablar con una persona introvertida, solo empieza a hablar. No te preocupes demasiado por ser cortés.

Mito #3: Los introvertidos son groseros.
Los introvertidos a menudo no ven razones para andarse por las ramas con las bromas sociales. Quieren que todos sean simples,reales y honestos. Desafortunadamente esa ideología no encaja en la mayoría de las sociedades, por lo que los introvertidos pueden sentir una gran presión a la hora de ajustarse, lo que termina por dejarlos exhaustos.

Mito #4: A los introvertidos no les gusta la gente.
Por el contrario, los introvertidos valoran intensamente los pocos amigos que tienen. Pueden contar a sus amigos más cercanos con una sola mano. Si tienes la suerte de conocer a una persona introvertida que te considere su amigo, es probable que tengas un aliado leal de por vida. Una vez que has ganado el respeto de una persona introvertida, estas dentro.

Mito #5: A los introvertidos no les gusta salir en público.
Tonterías. A los introvertidos no les gusta salir en público TODO EL TIEMPO. También les gusta evitar las complicaciones que surgen de aparecer en actividades públicas. Adquieren conocimiento y experiencia muy rápidamente por lo que no necesitan estar ahí demasiado tiempo. Están listos para ir a su casa, recargarse y procesarlo todo. De hecho, la recarga es absolutamente crucial para los introvertidos.

Mito #6: Los introvertidos siempre quieren estar a solas.
Los introvertidos están bastante cómodos con sus propios pensamientos. Piensan mucho y hasta sueñan despiertos. Les gusta tener problemas sobre los que trabajar, “rompecabezas” por resolver. Pero pueden llegarse a sentir muy solitarios si no tienen a nadie para compartir sus descubrimientos. Anhelan una conexión autentica y sincera con una persona a la vez.

Mido #7: Los introvertidos son extraños.
Los introvertidos suelen ser individualistas. No seguir a la multitud. Prefieren ser valorados por su propia forma de vivir. Ellos piensan por si mismos y por eso, a menudo desafían la norma. No basan sus decisiones en lo que dice la mayoría o esta de moda.

Mito #8: Los introvertidos son nerds distantes.
Los introvertidos principalmente son personas que miran hacia el interior, prestando mucha atención a sus pensamientos y emociones. No es que sean incapaces de prestar atención a lo que pasa alrededor de ellos, es sólo que su mundo interior es muchos más estimulante y gratificante para ellos.

Mito #9: Los introvertidos no saben como relajarse y divertirse.
Los introvertidos suelen relajarse en casa o en la naturaleza, no en los lugares públicos concurridos. Los introvertidos no suelen necesitar de emociones fuertes y adrenalina. Si hay demasiada charla o ruido simplemente se callan. Sus cerebros son demasiado sensibles a un neurotransmisor llamado dopamina (uno de los reguladores del placer y alegria). Los introvertidos y extrovertidos tienen diferentes vías  neurológicas dominantes.

Mito #10: Los introvertidos pueden llegar a ser extrovertidos.
Un mundo sin introvertidos sería un mundo con pocos científicos, músicos, artistas, poetas, cineastas, médicos, matemáticos, escritores y filósofos. Dicho esto, hay un montón de técnicas para que los extrovertidos aprendan a interactuar con los introvertidos. Los introvertidos no se pueden “arreglar” y merecen el respeto por su temperamento natural y sus contribuciones a la raza humana. De hecho, un estudio (Silverman, 1886) mostró que el porcentaje de introvertidos aumenta con el CI.