a Bailar con Jackson


Esta H. Blog, se une a los miles de homenajes que se le rinden al difunto rey del Pop y los invita a que se levanten de sus sillas y bailen al ritmo de… la cumbia de Billie Jean !!!

Anuncios

Visten de traje, pero prefieren comer en topers


Yo trabajo en una oficina y no tengo ningun problema en llevar comidita de mi casa… pero parece que hay gente a la que realmente le afecta. Aqui una nota que encontre en el Universal:

En un corporativo debe cuidarse ante todo la imagen, y no sólo depende de la apariencia personal sino también del lugar donde se asiste a comer.

Por eso, Manuel se ruboriza al ser entrevistado. Este hombre moreno, de estatura mediana, quien viste un saco beige y pantalón verde olivo, camina apresurado y en una de sus manos lleva una bolsa con tres topers.

Este oficinista no quiere que sus compañeros se enteren de que no le alcanza para comer en algún establecimiento de los alrededores de la glorieta del metro Insurgentes. “Van a pensar que soy un muerto de hambre”, agrega Manuel.

Tiene 47 años, y por eso cuida su imagen a toda costa y evita que se sepa que come lo que le prepara su madre en casa, porque podría ser usado para el escarnio. Ser oficinista y no tener dinero para una comida corrida en una fonda, o por lo menos para unos tacos, tortas o garnachas en la calle, no es bien visto en su ambiente laboral. Ni siquiera en tiempos de crisis.

“En el trabajo te empiezan a ver mal, por la edad, por cómo te vistes y por lo que tienes”, dice Manuel, mientras acelera el paso sobre la avenida. El tiempo para comer se agotó, debe regresar a su oficina, los tres topers han quedado sin restos de comida, Manuel los limpió. Así no despierta sospechas. “Si no los limpio hacen mucho escándalo y los compañeros se dan cuenta de que ando cargando el itacate de mi casa”.

Con esa frase da por concluida la charla, y se pierde en dirección sur de esa ruta de la ciudad, cerca de la calle Durango, en la colonia Roma.

Cuentos de la crisis

La historia de Víctor, Raúl y Martín puede parecerse a la de Los tres Mosqueteros porque son todos para uno y uno para todos a la hora de comer. Visten corbatas discretas, se esmeran para que su apariencia corresponda a la de ejecutivos y no les gusta ser vistos por sus campañeros del banco mientras comen en la calle en topers.

Por eso, al elegir el sitio para comer, pareciera que recorren el laberinto de la Reina de Corazones, como en el cuento de Alicia en el país de las maravillas. Para ahorrar, establecieron un rol: cada uno lleva al menos un día de la semana la comida en dos recipientes de plástico.

Ni Raúl ni los demás quieren revelar sus nombres por temor a que el resto de los empleados de la sucursal bancaria se enteren de sus hábitos. El riesgo, dicen es no poder escalar en su nivel socioeconómico. “Tenemos aspiraciones para escalar y ser altos ejecutivos”, argumenta Raúl, quien quiere dejar e ser cajero y subir a gerente de cuenta. Sus compañeros lo avalan.

Víctor ya alcanzó la gerencia de Cuenta y ocupa un escritorio en la sucursal bancaria de avenida Juárez, pero eso no lo libra de llevar la ensalada, el pollo asado y la sopa fría.

Los tres están en una banca a más de seis calles de su centro de trabajo, y en platos de plástico y con tenedores, comen de forma apresurada, porque por el momento el ir a un restaurante en Polanco, como hacen los altos ejecutivos, es sólo una aspiración compartida por los tres.

maruja!


Ps no se que paso con este che video, lo programo y programo y no sale…en fin cuando salga lo ven o no, bueno como quieran (jajajajajaja), supongo que la edad ya hizo estragos en mi, igual que la señora del video… les dejo a Maruja para que les haga compañia…… y los desespere!

Antidepresivo fallido podría ser “Viagra de las mujeres”


Un medicamento que no resultó eficaz para combatir la depresión podría ser la respuesta femenina a la famosa píldora Viagra, dijo John Thorp, uno de los investigadores que analizó los datos de tres pruebas clínicas del medicamento.

Las mujeres que tomaron el medicamento flibanserin cuando éste era probado como antidepresivo indicaron que no las ayudó a mejorar su ánimo pero sintieron un incremento en su libido que les gustó.

La falta de deseo es el problema sexual más común en las mujeres de 30 a 60 años, así como la disfunción eréctil, para la cual el Viagra es uno de los tratamientos elegidos, es el desorden sexual más común entre los hombres de esa franja de edad, dijo Thorp.

“Los hombres se mantienen interesados pero no pueden actuar o desempeñarse correctamente y las mujeres pierden interés”, indicó Thorp.

“Por lo que donde el Viagra y otras medicaciones para la disfunción eréctil trabajan en la irrigación sanguínea, el flibanserin trabaja en el cerebro”, indicó.

Ante las reacciones de las mujeres al flibanserin, la compañía alemana que probó por primera vez la droga como antidepresivo, Boehringer Ingelheim, comenzó a estudiar hace varios años las posibilidades de que fuera el ingrediente activo que aumente la libido femenina.

Realizó así estudios clínicos en Canadá, Europa y Estados Unidos. Estos hallaron que 100 miligramos diarios de flibanserin provocaron “mejoras significativas” en ambas variables.

Malhumorados…¿mas inteligentes?


4634563Las personas malhumoradas poseen una inteligencia más aguda según un estudio realizado por un científico australiano y publicado en la última edición de la revista científica Australasian Science. “La tristeza y el mal humor mejoran la capacidad de juzgar a los otros y también incrementan la memoria”, asegura el profesor Joseph Forgas, de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Sídney. “Mientras que un estado de ánimo positivo facilita la creatividad, la flexibilidad y la cooperación, el mal humor mejora la atención y facilita un pensamiento más prudente”, explica el artículo.

Forgas subrayó que las personas con un estado de ánimo más decaído poseen mayor capacidad de argumentar sus opiniones por escrito, por lo que concluyó que “no es bueno estar siempre de buen humor”. La investigación consistió en varios experimentos en los que se manipulaba el estado de animo de los participantes por medio de películas y recuerdos positivos o negativos.

 

la “estuatua” de Juanito


Rafael Acosta “Juanito”, jefe delegacional con licencia en Iztapalapa, colocó su escultura a la altura de la calle Milán, sobre Paseo de la Reforma. La figura de 1.70 metros de altura y 70 kilos de pesos fue cargada por él y su equipo, mediante un diablito, al punto donde la encadenó a un poste. Dijo que habrá seguidores de Andrés Manuel López Obrador quienes, seguramente, le harán daño a la obra por lo que la retirará por las noches.

Las personas se le acercaron para tomarse fotografías con él y lo saludaban desde sus coches. Rafael Acosta anunció que desde hoy (ayer) y hasta el próximo 25 de Noviembre llevará la escultura a diversos puntos de la ciudad para que los ciudadanos puedan contemplarla. Dijo que mañana (hoy) estará en Avenida Juárez y Balderas y el viernes llegará a avenida 20 de Noviembre.

metrotextuales


0278619BUn estudio de T-Mobile indica que casi una cuarta parte de los hombres incluye habitualmente un “beso” en los mensajes a sus amigos. Los hombres se han vuelto tan abiertamente afectuosos entre sí cuando utilizan el teléfono móvil que ahora firman los mensajes de texto a sus amigos con un beso (señalado con un x), dando lugar a un nuevo grupo compuesto por “metrotextuales”.

Un estudio de la operadora de telecomunicaciones T-Mobile elaborado en Estados Unidos indicó que casi una cuarta parte de los hombres -el 22 por ciento- incluye habitualmente un “beso” en los mensajes a sus amigos, dijo la empresa en un comunicado enviado por correo electrónico.

La “metrotextualidad” está más extendida entre los hombres de entre 18 y 24 años, de los cuales tres cuartos envía habitualmente mensajes con un beso y un 48 por ciento admite que la práctica se ha vuelto habitual entre su grupo de amigos.

Casi un cuarto de los hombres en este grupo de edad – el 23 por ciento – incluso aprecia una “x” en un mensaje de texto de alguien que no es un amigo cercano. Pero no sólo son los jóvenes los que se han vuelto “metrotextuales”.

Uno de cada 10 hombres de más de 55 años suele completar un mensaje a otro hombre con un beso, según la encuesta. El estudio también descubrió que hay un cierto acuerdo tipográfico con la metrotextualidad.

Una “x” en minúscula es el signo preferido por la mayoría – un 52 por ciento – frente al 17 por ciento que opta por la mayúscula. Además, uno de cada tres reparte amor a lo grande con varias equis en minúscula.

El psicólogo clínico Ron Bracey señaló que los hombres han sido tradicionalmente reacios a mostrar sus emociones con sus amigos, y tienden a mantener sus sentimientos ocultos.

“Sin embargo, la llegada de teléfonos móviles y medios sociales supone que hay más comunicación de forma no verbal, y parece que a través de ella los hombres pueden compartir mejor sus sentimientos con otros, en especial con amigos hombres”, explicó en un comunicado.

El metrotextual declarado Nick Kirkham, de 25 años, trabajador en una agencia de seguros, comentó que él y sus amigos llevan mandándose besos durante años. “De hecho, salvo por mi jefe o un cliente de trabajo, no hay nadie a quien no enviaría un beso en un mensaje”, comentó.